Acrónimo:

INFECMOL

Nombre largo:

Estrategias personalizadas para combatir enfermedades infecciosas y conformacionales

 Área:

Salud

Institución:

Universidad de Zaragoza

 Miembros:

Carmen Torres

Universidad de la Rioja

Iñigo Lasa

Navarrabiomed, Center of Biomedical Research

Alain Bousquet-Melou

Escuela Nacional de Veterinaria de Toulouse

Luis Mata

R&D Director at ZEULAB S.L.

Ángel Lanas

Universidad de Zaragoza

Gemma Bellí

Universidad de Lleida

José A. Aínsa

Universidad de Zaragoza

Descripción:

Los mecanismos de resistencia de los patógenos a los compuestos antimicrobianos son diversos. Clásicamente, se han considerado tres grupos principales de mecanismos: inactivación enzimática del antibiótico, modificaciones genéticas que afectan a los objetivos o implican la adquisición de genes alternativos, y alteraciones en la permeabilidad del microorganismo al antibiótico que dificultan su entrada o facilitan su expulsión. Sin embargo, hay más mecanismos por los cuales un microorganismo patógeno (o potencialmente patógeno) puede aumentar su resistencia.

Por otro lado, muchas de las bacterias que forman parte de la microbiota humana son beneficiosas por varias razones. Una de ellas es porque actúan como inhibidores del crecimiento y la colonización por bacterias patógenas. Por lo tanto, el uso de antibióticos no solo debe ser eficaz contra el patógeno, sino que debe respetar tanto como sea posible la microbiota beneficiosa del individuo. Para lograr esto, los antibióticos idealmente deberían ser específicos para el patógeno que causa la infección. Las enfermedades de origen infeccioso son un ejemplo de cómo sustancias químicas relativamente simples que pueden sintetizarse, perfeccionarse y producirse de forma masiva alcanzan una importancia terapéutica extraordinaria.

El desarrollo de nuevos antimicrobianos contra enfermedades de origen infeccioso causadas por microorganismos resistentes a los antibióticos y nuevos fármacos para enfermedades de origen molecular, como los indicados anteriormente, presentan interesantes similitudes metodológicas en las etapas de descubrimiento que deben explotarse. Una estrategia particularmente efectiva en la que los grupos de investigación académica son competitivos en relación con la industria farmacéutica es la selección de colecciones de compuestos químicamente diversos con propiedades fisicoquímicas apropiadas (baja toxicidad, buena biodisponibilidad, facilidad de síntesis). Con un ensayo apropiado, el efecto individual de decenas de miles de compuestos contra el objetivo elegido (un microorganismo patógeno a bloquear, una proteína humana mutada que debe estabilizarse o evitar que forme agregados amiloides tóxicos) puede determinarse en pocas semanas. Los compuestos bioactivos así identificados pueden mejorarse combinando técnicas de análisis bioinformático, síntesis química y nuevos ensayos en modelos celulares y animales hasta que puedan canalizarse a ensayos clínicos.

El desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas requiere la formación de grupos interdisciplinarios que puedan abordar el problema desde una perspectiva global. Este consorcio reúne equipos de investigación básicos (microbiólogos, bioquímicos y biólogos moleculares expertos en el estudio y tratamiento de enfermedades de origen infeccioso y de origen molecular y en el descubrimiento y desarrollo de nuevos compuestos bioactivos) y grupos clínicos con experiencia en investigación traslacional, todos de ellos con probada interacción con empresas del sector. Asimismo, ZEULAB S.L., una empresa de biotecnología con amplia experiencia en el desarrollo de pruebas analíticas y estratégicamente interesada en nuevas pruebas para antibióticos, participa en este consorcio. Nuestro objetivo general es contribuir al desarrollo de nuevas terapias de precisión (terapias personalizadas) que permitan elegir el medicamento más apropiado para el idiosincrasia genética del paciente y, en su caso, la naturaleza del microorganismo específico. Como es lógico, el desarrollo de nuevas terapias basadas en compuestos con un amplio espectro de actividad (por ejemplo, inhibidores generales de la formación de biopelículas) también será el tema de nuestra investigación.

 Hipótesis:

Es posible identificar y desarrollar, a partir de grupos de investigación académicos, nuevos compuestos que tengan actividad antimicrobiana, que mejoren la actividad de los antimicrobianos existentes, o que sean apropiados para combatir enfermedades de origen molecular, utilizando:

– El conocimiento disponible o generado dentro del consorcio de nuevos objetivos biológicos y mecanismos de resistencia a los antimicrobianos.

– Un banco genéticamente caracterizado de microorganismos multirresistentes -tecnicas generales para la detección y síntesis de compuestos químicos -modelos móviles y animales específicos.

 Objetivos:

Análisis periódico del estado de la materia.

Participación en convocatorias de financiación de I + D del consorcio

Innovación terapéutica aplicable a pacientes afectados por microorganismos multirresistentes a antibióticos o pacientes con enfermedades de origen molecular.

Protección y licencia de los resultados de la investigación conjunta (por ejemplo, posibles sustancias bioactivas desarrolladas)